ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR EL BIOFILM ORAL

Enfermedades producidas por el Biofilm oral como factor de riesgo para la salud general

TEXTO

Enfermedades producidas por el biofilm oral como factor de riesgo para la salud general

José Alberto Zarza *

* Magter. en Salud Bucal (UNNE)

*Magter. en Epistemología y Metodología de la Investigación Científica (UNNE)

*Miembro del Comité Científico de CORA

ZARZA, J. A. Enfermedades producidas por el biofilm oral como factor de riesgo para la salud general”. Salud Bucal. Revista de la Confederación Odontológica de la República Argentina (C.O.R.A.). Nº 127. Marzo- Abril de 2012. Pags.20-26.

 

 Las enfermedades más comunes de la boca producto del biofilm oral (placa bacteriana) son las caries y las enfermedades gingivo-periodontales. Más del 90 % de la población argentina está afectada por alguna de estas patologías.

 Durante mucho tiempo la repercusión del estado de salud bucal en la salud general fue desestimada como producto de la caída de la teoría de la “infección focal” que estuvo en boga durante las décadas del 50 y 60, especialmente en los ámbitos profesionales y académicos. La creencia popular de “focos séptico” que constituía un diente deteriorado nunca perdió vigencia en el imaginario social.

 Hace ya unos treinta años, tanto la medicina como la odontología, comenzó a revisar esta idea y con la ayuda de los progresos en microbiología, inmunología, biología molecular y los avances tecnológicos de diagnóstico mejoraron el conocimiento del comportamiento de estas enfermedades en diversos grupos poblacionales consolidándose el concepto de “factores de riesgo”.

 Un factor de riesgo implica un aumento de probabilidad de que una enfermedad ocurra. No es precisamente la causa de la misma sino que comprende a los acontecimientos asociados a la patología ya sea de carácter biológico, ambiental o sociocultural.

 En este artículo se enfocará exclusivamente a la alteración de los tejidos bucales como posibles factores de riesgo para la salud general. De las afecciones bucales producidas por el biofilm oral, las enfermedades periodontales fueron las más estudiadas y publicadas por la literatura odontológica como factores de riesgo asociadas a alteraciones sistémicas.(1) Entre ellas se citan:

a) Enfermedades cardiovasculares

b) Resultados adversos del embarazo (bajo peso al nacer, partos prematuros)

c) Enfermedades respiratorias

d) Evolución de la diabetes

 La posibilidad biológica del pasaje de bacterias y productos inflamatorios al torrente sanguíneo (bacteriemia) por maniobras odontológicas es bien sabido por la profesión médica que recomienda cobertura antibiótica en pacientes con lesiones en las válvulas cardíacas o portadores de prótesis valvulares. Pero actualmente existe suficiente evidencia científica de la posibilidad de bacteriemias diarias asintomáticas durante la masticación y el cepillado de dientes provenientes de las encías y tejidos de soporte dentario inflamados, como fuente importante de patógenos y mediadores químicos que participarían en la iniciación o desarrollo de las enfermedades anteriormente citadas.(1) (2) (3)

La Enfermedad Periodontal como riesgo de enfermedades cardiovasculares

 La periodontitis, una infección crónica muy común de los tejidos que rodean los dientes, se asocia con niveles elevados de proteína C-reactiva (PCR) y otros biomarcadores de enfermedades inflamatorias. Estudios de cohortes y casos y controles han demostrado que la periodontitis está asociada con la disfunción endotelial de la aterosclerosis y un mayor riesgo de infarto de miocardio.(4) (5)

 En modelos experimentales, se ha demostrado que los patógenos periodontales pueden promover la agregación plaquetaria y el desarrollo de ateromas.(6) Hallazgos histológicos de presencia de bacterias provenientes de bolsas periodontales infectadas en ateromas, parecen demostrar el rol que tienen en la formación de los mismos y se constituyen como indicadores de riesgo para el infarto de miocardio por obstrucción de las arterias coronarias.

 De Steffano y col examinaron a 10.000 norteamericanos durante 17 años y observaron que los pacientes con enfermedades periodontales tenían un 25% más probabilidades de riesgo de cardiopatía coronaria. (7) Como contrapartida, el tratamiento de las periodonciopatías en personas con afecciones cardiovasculares, mostraron el mejoramiento de la función endotelial como una protección endógena contra la ateroesclerosis. (8)

La Enfermedad Periodontal como riesgo de partos prematuros y nacimiento de niños de bajo peso

 Hace unos años muchos trabajos de investigación observaron una fuerte asociación entre la presencia de periodontitis avanzada en la madre y el aborto espontáneo, partos prematuros y bebés de muy bajo peso al nacer. Además se ha reportado la presencia de anticuerpos fetales contra los patógenos de bacterias asociadas a la enfermedad periodontal. (9) (10) (11)

 Entre los mecanismos postulados para explicar la influencia de la inflamación de las encías de la madre en su organismo y el de su hijo estaría la acción de las toxinas bacterianas que llegarían a la placenta y liberarían prostaglandinas o por la liberación desde la bolsa periodontal inflamada de citoquinas que actuarían sobre la placenta participando en la iniciación del trabajo de parto. Las mujeres con enfermedad periodontal puede experimentar más frecuente y grave bacteriemia que las mujeres periodontalmente sanas. Como resultado, la cavidad uterina pueden llegar a ser expuesto o colonizados por bacterias periodontales o sus productos derivados (por ejemplo, lipopolisacáridos) provocando una cascada inflamatoria que conduce a un parto prematuro. Un segundo supuesto mecanismo no requiere de las bacterias orales para colonizar la cavidad uterina. Por el contrario, las citoquinas generado en el tejido periodontal enfermo puede entrar en la circulación sistémica y precipitar una cascada similar, lo cual induciría al parto pretérmino espontáneo.(1) (10) (12) (13)

 Aunque hay investigaciones contradictorias sobre la asociación entre enfermedad periodontal y los resultados adversos del embarazo, (14) (15) (16) existe evidencia que el tratamiento periodontal puede contribuir a la mejora de resultados del parto. La terapia periodontal no quirúrgica es segura durante el embarazo, y, si está indicado, debe iniciarse tan pronto como sea posible para reducir la inflamación. Es responsabilidad del odontólogo prevenir y tratar las enfermedades bucales con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la mamá y el futuro bebé.(14) (17) (18)

La Enfermedad Periodontal como riesgo de enfermedades respiratorias

 La relación entre las enfermedades periodontales y afecciones respiratorias ha sido estudiada ampliamente y básicamente los aspectos involucrados para que se dé esta asociación son: pacientes de edad avanzada, respuesta inmune deprimida, pacientes con obstrucciones pulmonares crónicos, pacientes hospitalizados. Las patologías más frecuentes reportadas son neumonías bacterianas, bronquitis, EPOC y abscesos pulmonares. Se cita a la broncoaspiración de bacterias periodontopáticas y a la colonización del tracto respiratorio, facilitado por enzimas salivales, como probables mecanismos de llegada de estos patógenos al pulmón. Además la liberación de citoquinas del proceso periodontal afectaría el endotelio vascular y el epitelio respiratorio. (1) (19) (20) (21)

 Existen recomendaciones de tratamientos periodontales simples para atenuar las consecuencias de las enfermedades pulmonares que podrían ser graves en pacientes mayores. (1) (19)

Enfermedad Periodontal y Diabetes

 Además de la conocida influencia de la diabetes como factor de riesgo para la patogénesis, progresión y respuesta al tratamiento de la periodontitis, cada vez más se acumula evidencia científica que da cuenta de una acción inversa : la periodontitis aumenta la severidad de la diabetes mellitus al complicar el control metabólico y viceversa que explicaría la mayor destrucción tisular observada en pacientes diabéticos periodontales, estableciendo que la relación entre periodontitis y diabetes mellitus sea bidireccional. (1) (19) (22)

 El mecanismo biológico aceptado en la actualidad que intenta explicar el porqué los pacientes diabéticos presenten periodontitis más severas, es la acumulación de producto finales de la glicosilación que afectaría la migración y la fagocitosis tanto de polimorfonucleares como de mononucleares, resultando en el establecimiento de una flora subgingival que por maduración se transforma en anaerobia gramnegativa. Esto va a desencadenar la secreción de mediadores solubles que promovería la destrucción del tejido conectivo y la reabsorción ósea, y el establecimiento de un estado de resistencia de los tejidos frente a la insulina. Simultáneamente por otro lado, la infección periodontal también inducirá a un estado de resistencia de los tejidos frente a la insulina contribuyendo a la hiperglucemia. La relación que se establece entre diabetes mellitus y periodontitis, resulta por lo tanto en una mayor severidad de la periodontitis y una mayor dificultad para controlar los niveles de glucosa en sangre en pacientes diabéticos.(19) (22)

 El control glucémico es el componente más importante en el mantenimiento de la salud oral en personas con diabetes y a su vez el mantenimiento de la salud bucal es un imperativo para los pacientes diabéticos porque es considerable la reducción adicional de la carga inflamatoria que resultaría positiva para una mejor salud general.(23) (24)

 El impacto del estado de salud bucal en el bienestar integral de las personas, a la luz de las investigaciones con alto grado de evidencia científica, está marcando una tendencia en la comunidad médica-odontológica en el tratamiento y la prevención de las enfermedades orales y, seguramente, contribuirá a la transformación de la perspectiva de las políticas sanitarias de alcance comunitario.

Referencias Bibliográficas

1)Bustamante A. La Enfermedad Periodontal como riesgo para la salud general. Gador 2007; 44:1-7

2)Offenbacher S. Periodontal diseases: pathogenesis. Annals of Periodontology 1996; 1:821-78

3)Forner L, Larsen T, Kilian M, Holmstrup P. Incidence of bacteremia after chewing, tooth brushing and scaling in individuals with periodontal inflammation. J Clin Periodontol 2006;33:401-407

4)Scannapieco FA, Bush RB, Paju S. Associations between periodontal disease and risk for atherosclerosis, cardiovascular disease, and stroke: a systematic review. Ann Periodontol 2003;8:38-53

5)Amar S, Gokce N, Morgan S, Loukideli M, Van Dyke TE, Vita JA. Periodontal disease is associated with brachial artery endothelial dysfunction and systemic inflammation. Arterioscler Thromb Vasc Biol 2003;23:1245-1249

6)Lalla E, Lamster IB, Hofmann MA, et al. Oral infection with a periodontal pathogen accelerates early atherosclerosis in apolipoprotein E-null mice. Arterioscler Thromb Vasc Biol 2003;23:1405-1411

7)DeStefano F, Anda R F, Kahn H S, Williamson D F, Russell C M. Dental disease and risk of coronary heart disease and mortality. BMJ 1993; 306:688-91

8)Tonetti MS et al. Treatment of periodontitis and endothelial function N Engl J Med 2007; 356 : 911-920

9)Page RC.Nuevos horizontes en periodontología.(Traducción González M).Revista de la Fundación Juan José Carraro 2000; 13:19-24.

10) Offenbacher S, Jared HL, O'Reilly PG, Wells SR, Salvi GE, Lawrence HP, Socransky SS, Beck JD.

Potential pathogenic mechanisms of periodontitis associated pregnancy complications. Ann Periodontol. 1998 Jul;3(1):233-50.

11) Castaño de Casaretto H y col. Relación entre periodontopatías, parto prematuro (PP) y bajo peso al nacer (BPN). Curso Materno Infantil. 4ª Clase on-line. 2011

12)Sha YQ, Huang Z, Chen ZB, Kang J, He L, Yu XQ. [Association between periodontitis and preterm low birth weight].[Article in Chinese] Beijing Da Xue Xue Bao. 2009 Feb 18;41(1):117-20.

13)McGaw T. Periodontal disease and preterm delivery of low-birth-weight infants. J Can Dent Assoc. 2002 Mar;68(3):165-9.

14)Alonso A, Criado L, Duque N, Hernández C, Hernández M, Lorenzo V, Martín F, Otín I. Enfermedades peridontales durante el embarazo y su asociación con parto prematuro y bajo peso al nacimiento. Evidencias y controversias. Av Periodont Implantol. 2010; 22(2):85-89

 

15) Offenbacher S, Beck JD, Jared HL, Mauriello SM, Mendoza LC, Couper DJ, Stewart DD, Murtha AP, Cochran DL, Dudley DJ, Reddy MS, Geurs NC, Hauth JC. Effects of periodontal therapy on rate of preterm delivery: a randomized controlled trial. Obstet Gynecol. 2009 Sep;114(3):551-9.

16) López R. Periodontal treatment during pregnancy did not reduce the occurrence of poor pregnancy outcomes. Evid Based Dent. 2009;10(4):105.

17)Price, Tabitha. Periodontal disease and adverse pregnancy outcomes: treatment recommendations for the pregnant woman. The Free Library 01 April 2010. 30 October 2011

http://www.thefreelibrary.com/Periodontal disease and adverse pregnancy outcomes: treatment...-a0226218894

18) Tarannum F, Faizuddin M. Effect of periodontal therapy on pregnancy outcome in women affected by periodontitis. J Periodontol. 2007 Nov;78(11):2095-103.

19) Fonseca Ma, Vivas-Reyes R, Díaz AJ. La enfermedad periodontal como riesgo de las enfermedades sistémicas. Arch Salud 2008; 3:21-27

20) Peña Sisto Maritza, Peña Sisto Liliana, Díaz Felizola Ángela, Torres Keiruz Deysi, Lao Salas Niurka. La enfermedad periodontal como riesgo de enfermedades sistémicas. Rev Cubana Estomatol [revista en la Internet]. 2008 Mar [citado 2011 Nov 01] ; 45(1): . Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75072008000100006&lng=es.

21) Scannapieco FA, Bush RB, Paju S: Associations between periodontal disease and risk for nosocomial bacterial pneunonia and chronic obstructive pulmonary disease. A systematic review. Ann Peridontol 2003; 8:54-69

22) Navarro Sanchez AB, Faría Almeida R, Bascones Martínez A. Relación entre diabetes mellitus y enfermedad periodontal. Av Periodon implantol. 2002;14,1:9-19

23) American Academy of Periodontology Enfermedad periodontal y diabetes http://www.perio.org/consumer/mbc.sp.diabetes.htm. consulta octubre de 2011

24) Southerland JH,Taylor GW, Offenbacher S. Diabetes and Periodontal Infection: Making the Connection Clinical Diabetes October 2005 23:171-178

José Alberto Zarza

Octubre de 2011

Deja una respuesta